Enemigos de la Maternidad Subrogada.

Arkangel

Todos sabemos que la Gestación por Sustitución (Maternidad Subrogada o Subrogación) tiene enemigos y detractores.  Es hora de ir difundiendo quiénes son y dónde se ocultan.

ENEMIGOS DE LA MATERNIDAD SUBROGADA.

Siendo que la maternidad subrogada es una técnica médica-científica que nos permite ejercer derechos humanos reproductivos, y siendo que tenemos derecho a la libre autodeterminación reproductiva y a un acceso irrestricto al grado máximo de salud que se pueda lograr conforme los avances científicos; entonces podemos concluir que los “detractores” de la subrogación, más bien son detractores de derechos humanos.

Quien no está de acuerdo con la maternidad subrogada, tiene derecho a opinar y tiene derecho a no practicarla. 

Pero no tiene derecho, a impedirme a mi, que la practique.  Ni a obstaculizarme el acceso a dicha técnica médica.  A eso no tiene derecho. 

En ese caso, siento que pretende privarme de mis derechos reproductivos.  Y ahí, ya sin quererlo, siento que es mi enemigo.

En este orden de ideas, he ido individualizando a algunos enemigos de la maternidad subrogada y los derechos humanos.   Algunos enemigos por acción, y otros por omisión.  Algunos intencionalmente, y otros por inocencia.   Pero enemigos al fin.

Desde ya aclaro, que cuando hablo de enemigos, no me refiero a personas físicas, sino a conceptos, ideas y formas de pensar y actuar.  

A continuación, las dos más relevantes:

1) Enemigo A: LAS DOCTRINAS MORALIZADORAS.

Son el enemigo más destructivo.  Se incluyen todos los que quieren prohibirla, y pretenden moralizar a las personas por medio de la ley.

Aquí encontramos distintas corrientes, aunque la raíz común es la religión.  Las religiones pretenden imponer a las personas criterios morales, y valoraciones morales de todo tipo.  Algunas son socialmente útiles, y otras son individualmente medievales.

Encontramos grupos religiosos, autores de derecho, filósofos conservadores, y personas de todo tipo, que la critican por ser INMORAL.

Es decir, la moralidad es la esencia de la crítica.   Por supuesto, quien piensa así, cree fervientemente que su propio comportamiento sí es moral, y el de los demás no.  Cree ser la REGLA MEDIDORA DE MORAL.  Algo así, como el pensamiento de la Dictadura Militar, cuyos integrantes se autodenominaban como la reserva moral de la nación

Estas doctrinas, vengan de donde vengan, pretenden “moralizar” al otro, en base a la moral propia.  Y eso, ya pasó de moda.

La moral es un concepto religioso y variable en el tiempo, aplicable sólo a quienes pertenecen a esa religión.   Y su moral, no puede obligar ni afectar a terceros.  

Si un musulmán terrorista me cataloga de inmoral porque no mato infieles, está hablando estupideces.  Es su moral, no la mia. 

Acá debemos tener cuidado, porque hay prestigiosos autores de derecho, tratadistas muy reconocidos, que utilizan este burdo argumento para criticar la maternidad subrogada.  Parecen científicos del derecho, pero su inclinación religiosa, puede más que su racionalismo jurídico.

Estas doctrinas moralizadoras, en su mayoría, pretenden prohibir la maternidad subrogada.  Es decir, prohibir la autodeterminación reproductiva, prohibir el acceso a la ciencia, prohibir derechos reproductivos, prohibir derechos sexuales.

Por eso, a estas doctrinas, las considero enemigas

 

2) Enemigo B: LA PSEUDO-VANGUARDIA TEMEROSA.

Este enemigo es menos destructivo, pero más peligroso.  Se incluyen todas las corrientes de pensamiento que quieren regularla, y limitarla según sus propios criterios.

Doctrinas que están a favor de la maternidad subrogada, siempre y cuando el Estado la dirija y la controle.   Inocentes.  Creen realmente que el estado es un garante de legalidad.  Creen que el estado va a limitar derechos humanos y no va a excederse. 

Es una pseudo-vanguardia, porque dicen abiertamente estar a favor de la gestación por sustitución, pero sólo de la boca para afuera.  Internamente tienen miedo, temor.  Entonces quieren regularla, limitarla, establecer requisitos para su acceso, mantener el poder estatal sobre ella, que los jueces determinen cuando puede hacerse y cuando no puede hacerse.  Y con ello, le quieren dar un poder al estado, que el estado jamás debe tener.

Son un Caballo de Troya.  Parece ser un regalo, pero en realidad son una trampa. 

Algunos son expertos en la teoría jurídica, pero desconocen la práctica y la realidad humana.  Conocen innumerables bibliotecas, pero desconocen el sufrimiento y la agonía de una mujer que no puede procrear. 

Tienen miedo de ir por todo.  Y eso los convierte en tibios.  Por eso es una trampa.  Porque son expertos, y forman opiniones, pero forman opiniones desde el miedo.  Porque quieren un estado paternal que determine como ejercer derechos humanos.  Y aún sin querer, obstruyen y limitan derechos reproductivos.

Parecen apoyar la subrogación, pero en realidad la quieren limitar. 

Dicen que están a favor, pero recomiendan no realizarla.

Por eso, es que la pseudo-vanguardia temerosa también es enemiga de la subrogación.

 

En materia de derechos reproductivos, vamos por todo.

J.Pablo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s